Policiales Villa Celina | La Matanza | Policía

Villa Celina: allanaron un local que vendía productos falsos

En un local de artículos para el hogar de Villa Celina secuestraron una gran cantidad de productos falsificados por una investigación contra La Salada.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) llevó a cabo durante la tarde del pasado miércoles, 22 de marzo, un allanamiento en un local de artículos para el hogar ubicado en la localidad de Villa Celina, al este del partido de La Matanza, y secuestró una gran cantidad de productos falsificados.

La investigación comenzó por oficio judicial a fin de determinar el comercio de juegos de sábanas, toallas y toallones de una reconocida firma del rubro en infracción a la Ley Nacional de Marcas y Designaciones número 22.362, distribuidos en comercios localizados dentro de las ferias denominadas “La Salada” y “Punta Mogotes”, ambas con sede en Ingeniero Bunge (Lomas de Zamora).

Villa Celina La Matanza La Salada.jpg

Los agentes constataron que varios puestos vendían artículos con las etiquetas alteradas, imitando la tipografía y el estilo de la empresa original, o modificando solo una letra de su nombre. Las otras 10 requisas tuvieron lugar en el barrio porteño de Flores.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Como resultado, la PSA pudo secuestrar un total de 1.000 juegos de sábanas, 350 ejemplares individuales, 580 rótulos y 460 toallas-toallones. La causa fue intervenida por el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional número 1 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, a cargo del Doctor Federico Villena.

PSA Villa Celina.jpg

Cabe recordar que el 29 de septiembre de 2022 la misma fuerza había realizado un allanamiento Villa Celina y también en Gregorio de Laferrere por una posible falsificación de ropa que simulaba ser de primera calidad: 4.070 remeras, 570 buzos, 229 pantalones cortos, 2.837 retazos impresos con una marca comercial y 78 bastidores para realizar las estampas.

A su vez, la Policía descubrió la existencia de los talleres de costura y estampado donde confeccionaban las prendas apócrifas, que luego eran colocadas en bolsas de consorcio para posteriormente ser despachadas en tres camionetas por encomiendas destinadas a la venta mayorista.