Policiales Villa Luzuriaga | jóvenes | La Matanza

Nueva e insólita modalidad de robo en Villa Luzuriaga: los "carrochorros"

Dos ladrones que andaban en un carro tirado por un caballo les robaron a dos jóvenes que venían caminando por Villa Luzuriaga. Mirá el video.

Un nuevo e insólito episodio de inseguridad se dio durante este fin de semana en la localidad de Villa Luzuriaga, al noreste del partido de La Matanza: un par de jóvenes fueron asaltados por dos ladrones que andaban en un carro tirado por un caballo y sufrieron el robo de sus pertenencias.

El singular ilícito tuvo lugar sobre la calle Arribeños al 4.600, entre Los Andes y Alicante y a pocas cuadras del límite con la ciudad de San Justo, del barrio Peluffo hacia las 22 horas del pasado sábado, 6 de abril, y quedó registrado por una cámara de vigilancia privada.

Embed - Nueva e insólita modalidad de robo en Villa Luzuriaga: los "carrochorros"

Las imágenes muestran como las dos víctimas venían caminando en dirección al Hospital de Niños y de repente fueron sorprendidos por un carruaje movido por tracción a sangre, de donde uno de los ocupantes se bajó y los acorraló mientras los amenazaba con un arma blanca.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Una vez que el delincuente les quitó sus celulares, volvió a subirse al transporte precario y se dio a la fuga junto a su cómplice pese a un intento inicial del choco damnificado de recuperar el botín, ya que el animal no podía desplazarse muy rápido debido a que la arteria mencionada es de tierra.

Desesperados gritos para que le no roben auto en Villa Luzuriaga

En febrero del corriente año y en la otra punta de Villa Luzuriaga, una madre que volvía de ver a su hijo internado gritó desesperadamente para tratar de que no le roben el auto, pero no pudo evitar el ataque.

Embed - Los desesperados gritos para que no le roben el auto de su hijo internado en Villa Luzuriaga

La señora fue cruzada por un Volkswagen Surán de color gris y otro auto blanco al pasar por una loma de burro, momento en el que tres ladrones se bajaron y la apuntaron a la cabeza. Pese a que hizo todo lo posible para espantar a los delincuentes y frustrar el robo, la banda se llevó no solo el vehículo y sus objetos personales, sino también los de su descendencia, al que venía de visitar en el Hospital Italiano de San Justo.