Policiales Caseros | Tres de Febrero | Seguridad

Caseros: Murieron agresor y víctima en la toma de rehenes

El captor en la toma de rehén en Caseros fue abatido por los policías y el rehén también murió. Efectivos de la policía resultaron heridos.

Según las primeras informaciones, la situación en Caseros empezó alrededor de las 23 del lunes cuando el sujeto, llamado Alejandro Maldonado, que aparentemente estaba armado con una escopeta y una pistola, llegó a la casa de otro hombre, de 48 años, y decidió encerrarlo en una habitación para mantenerlo como rehén.

El ministro de seguridad bonaerense, Sergio Berni, informó que el hombre disparó unas 300 veces durante la medianoche. A raíz de la tensión provocada durante tantas horas y el inminente riesgo, les pidieron a los vecinos que no salgan de sus casas.

ferrumBanner 800 x 130 - DEPÓSITO DE EMBUTIR.jpg
terramalal
image.png
Máxima tensión en Caseros con una toma de rehenes que duró más de diez horas.

Máxima tensión en Caseros con una toma de rehenes que duró más de diez horas.

Al parecer, el agresor reclamaba la presencia de una mujer en el lugar que sería su pareja pero se desconocen aún los motivos por los que se desató el conflicto.

En la zona trabaja personal de la Estación de Policía de Tres de Febrero, del Grupo Halcón y de la DDI de San Martín. En principio, la causa fue caratulada como privación ilegítima de la libertad y es investigada por la fiscal Diana Mayko, de la UFI N°7 del departamento de San Martín.

El ministro de Seguridad, Sergio Berni, había declarado más temprano que se trataba de una persona "con alteraciones mentales importantes", que decía que "está esperando la tercera guerra mundial" y que "realizó 300 disparos agrediendo a personal policial".

image.png

"Estamos listos para actuar, este hombre amenazó con ahorcar a su mujer y ahora tiene delirios y ninguna clase de demanda. Estamos esperando que agote su munición", había comunicado también el ministro en declaraciones al canal TN, momento que también trazó un panorama preocupante sobre la suerte del rehén: "Se arrojó una bomba de estruendo con gas y sólo se escuchó una tos. No creemos que esté en buen estado el acompañante".