Actualidad dengue | Salud | mosquito

Se viene el invierno, ¿Qué pasará con el dengue?

El dengue ya forma parte de la agenda de salud y de nuestras vidas, sobre todo en verano. Sin embargo, la temperatura bajó pero los casos continúan.

El aedes aegyptis, mosquito transmisor del virus del dengue, continúa en la sociedad pese a encontrarnos en otoño y tener bajas temperaturas. ¿Por qué aún hay casos en el país y hasta cuando tendremos que preocuparnos? Todo lo que tenes que saber, en una entrevista exclusiva para Viví el Oeste.

En diálogo con el medio, la epidemióloga y médica pediatra, Gabriela Alejandra Milano, nos explica como es la evolución del mosquito y porque, aún con bajas temperaturas, seguimos con casos de dengue. "La temperatura ideal para el mosquito es entre los 15 y los 30°", asegura la Dra. Ahora bien, ¿Si tenemos temperaturas más bajas, por qué todavía vemos mosquitos? Cabe resaltar que no todos los mosquitos que vemos son aedes aegyptis y, por lo tanto, no son transmisores del virus.

Para esto, la epidemióloga afirma que durante las bajas temperaturas el mosquito muere pero el huevo puede permanecer de forma latente. Así, al comenzar la temporada de calor estos pueden retomar su ciclo vital y evolucionar a larvas, luego a pupas y terminar en el mosquito adulto. Sin embargo, sobre el frío y los casos, Milano asegura que esto irá en descenso: "Es de esperar que los casos vayan disminuyendo, de hecho es lo que está sucediendo". Además confirmó que, de continuar las bajas temperaturas, el decrecimiento de lo casos será más rápido.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO
image.png
Mosquito transmisor del dengue

Mosquito transmisor del dengue

¿Qué pasaría con el dengue si continúa el frío?

Sobre la evolución del mosquito, la doctora Milano confirmó que todo está en base a los días de calor que este reciba. Siguiendo con esa línea, cuenta que no hay una cantidad de días fijos, "lo que pasa es que si ese huevo encuentra condiciones óptimas (es decir, agua y calor) no importa si son uno o dos días, el huevo va a evolucionar y aparecerán las larvas hasta llegar al mosquito adulto". Pero no todo es alarmante dado que, en caso de llegar a ser mosquitos, su supervivencia dependerá de las temperaturas y, ante un clima frío, no tendría chances de sobrevivir.

Información importante

Si bien el mosquito transmisor de la enfermedad es siempre el mismo (aedes aegyptis), existen cuatro serotipos diferentes de dengue. Esto aumenta las condiciones de un nuevo contagio, lo cual suele ser más peligroso debido a que los síntomas se intensifican. Por eso es muy importante poder tener la vacuna en caso de haber contraído la enfermedad en primer lugar.

Los síntomas de esta enfermedad son: fiebre, dolor detrás de los ojos, muscular y de articulaciones, náuseas y vómitos, cansancio intenso, aparición de manchas en la piel, sangrado nasal. Si bien no todos los que cursan la enfermedad presentan todos los síntomas, ponerse en manos de los profesionales de la salud al tener el diagnóstico es vital para evitar complicaciones.

La doctora Gabriela Milano hace hincapié en el famoso "descacharrado", esto implica: Eliminar todos los recipientes que no se usan y pueden acumular agua, cambiar diariamente el agua de bebederos de animales y colectores de desagües de aire acondicionado. Además de colocar mosquiteros en puertas y ventanas y utilizar repelentes, tanto corporales como ambientales. "Estás acciones deberán sostenerse a la largo de todo el invierno e intensificarse en la próxima primavera", asegura la epidemióloga.