Sociedad | Mariano Acosta | vecinos | Merlo

Dolor en Mariano Acosta por el cierre de la única textil de la ciudad

La histórica "Posse", que abrió en 1976 y se mantuvo al servicio de Mariano Acosta por 47 años, bajó su persiana para siempre y así la despidieron los vecinos.

Una triste y nostálgica novedad corrió durante las últimas horas por las bocas de los vecinos de la localidad de Mariano Acosta, al oeste del partido de Merlo: el cierre de la histórica "Posse", la única textil que tenía la ciudad y decidió bajar su persiana de una vez y para siempre.

Este emblemático comercio se ubicaba sobre la calle Bossini al 300, entre Vidt y Diamante y a media cuadra de la estación del Tren Sarmiento, y había abierto al público el 21 de junio de 1976, lo que significa que el mes que viene iba a cumplir 48 años de funcionamiento ininterrumpido.

image.png

"El mismo estuvo a cargo de su dueño Eduardo Bernardi, acompañado un tiempo por su madre Felipa. Saludamos al personal que trabajó en la tienda y en especial a la señora Norma, habitante del barrio, por tanto tiempo de labor y buena atención", sentenció al respecto la página de Facebook local "Personajes Populares".

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Las palabras de los vecinos tras el cierre de Textil Posse

"Yo he visto como iba agrandándose el local. Mi hermana me compró la tela para mi primer vestido ahí. Que pena me da", "recuerdo con la amabilidad que nos atendían Guille, Norma y Mónica. Se va a extrañar mucho ese negocio", "Era una fiesta ir a comprar telas…. Te enseñaban y orientaban sobre cada una y su uso" y "el oficio de coser y hacer las propias prendas se perdió" fueron algunos de los mensajes de los vecinos al respecto.

image.png
Felipa Bernardi, la madre del creador de la Textil Posse en Mariano Acosta.

Felipa Bernardi, la madre del creador de la Textil Posse en Mariano Acosta.

A su vez, una de ellas reveló que "todavía tengo cortinas confeccionadas por ellos" y otro que "cuando volvía de la Escuela Primaria número 5 pasaba por el local y doña Felipa me hacía la merienda y charlaba con mi mamá un rato", mientras que una joven recordó que en su infancia "amaba entrar y que los rollos acoplen el sonido de su voz", como también "el olor a tela nueva".