Policiales Castelar | delincuentes | víctima

Castelar: Asaltan y golpean a un recolector de residuos

El hecho, que trascendió en las últimas horas, ocurrió el martes en Castelar a las 5.30 de la mañana. La víctima, de 62 años, fue atacada al salir de su casa.

Un hombre que se dirigía a su trabajo fue golpeado y asaltado por delincuentes que al parecer querían cometer una "entradera" en la localidad bonaerense de Castelar.

El hecho ocurrió frente a una casa de la calle Dean Funes al 2.000, el pasado 2 de febrero minutos después de las 5:00, pero las imágenes se viralizaron en las últimas horas, cuando Carlos, de 62 años se iba a desempeñar su tarea como recolector de residuos en el partido de Morón.

El hombre subía al automóvil cuando fue sorprendido por tres delincuentes armados que le exigieron que entregara las llaves de su casa y él las tiró hacia otro costado, lo que generó enojo en los ladrones. Allí, los asaltantes empezaron a darle culatazos con el arma y lo tiraron al piso.

FV Jun24 790x100.gif
LA PERLA LARGO
image.png
La víctima fue salvajemente golpeada en Castelar.

La víctima fue salvajemente golpeada en Castelar.

La víctima no quería que entraran a su vivienda porque estaba descansando su familia, objetivo que finalmente logró. "Adentro estaban mis dos hijos, mi mamá de 80 años, mi hermana y yo. Nos enteramos de lo que le había pasado a mi marido cuando nos tocó el timbre y después lo vimos entrar ensangrentado", relató Mariela, esposa del trabajador en declaraciones al canal Todo Noticias (TN).

Según reveló la mujer, uno de los delincuentes amenazó con matarlo: "Él ya estaba tirado en el piso y pensó que le iban a disparar. Me contó que estaban con guantes y las caras tapadas".

En los videos también se puede ver que Carlos quedó tirado en la vereda y cuando pudo incorporarse tocó el timbre de su casa para que le abrieran la puerta. De inmediato, fue trasladado por su familia al hospital zonal, donde le dieron cuatro puntos de sutura en la cabeza.

En tanto, los ladrones se llevaron el automóvil, pero a los pocos metros se paró y tuvieron que abandonarlo. Sin embargo, lograron escapar con las llaves de la casa y del vehículo.

"Tuve que cambiar la cerradura por miedo a que vuelvan y todo el sistema del portón, que es automático. Hice un gasto importante, pero agradezco que mi marido esté con vida", contó Mariela.