Policiales Ciudad Evita | trabajo | La Matanza

Los desesperados gritos de una mujer de Ciudad Evita para que no le roben la camioneta

La vecina pidió ayuda intensamente varios segundos, pero ni así evitó que le saquen su herramienta de trabajo en Ciudad Evita. Mirá el video y escuchá el audio.

Un nuevo y violento episodio de inseguridad se dio durante este fin de semana en la localidad de Ciudad Evita, al sur del partido de La Matanza: una mujer gritó desesperadamente para tratar de que una banda de delincuentes no le roben la camioneta, pero su esfuerzo resultó inútil.

El ilícito tuvo lugar sobre la calle Ibáñez al 2.200, entre Justo Daract y Norberto de la Riestra y justo en frente del Colegio Santa Ana, del barrio Querandí hacia las 20 horas del pasado sábado, 4 de mayo, y quedó registrado por una cámara de vigilancia particular.

Embed - Los desesperados gritos de una mujer de Ciudad Evita para que no le roben el auto

Las imágenes muestran como los ladrones, que circulaban a bordo de un Volkswagen Bora de color gris, interceptaron a la víctima cuando entraba a su casa y le apuntaron con sus armas de fuego para exigirle que les entregue su Ford Ranger blanca, por lo que ella comenzó a pedir ayuda de manera intensa para alertar a toda la cuadra.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Sin embargo, los malhechores consiguieron lo que querían y huyeron con el vehículo, que era la herramienta de trabajo de toda la familia, en dirección al paso a nivel (PAN) de la arteria Eva Duarte. "Parece que no tenemos derechos. No merecemos vivir así. Ni un solo patrullero. No hay seguridad. Es de terror. Alguien tiene que poder hacer algo por los matanceros", sentenció una habitante local al respecto.

Otro reciente robo en Ciudad Evita

image.png

El día anterior al mencionado asalto, el personal de la Comisaría Este Tercera detuvo a un hombre que estaba intentando robarle al futuro Jardín de Infantes número 1.025, que en estos momentos está en construcción en Doctor Carlos Di Taranto al 400, barrio VEMME.

Los efectivos divisaron a un masculino que trataba de extraer el medidor de luz del predio y que, cuando notó su presencia, se dio a la fuga, aunque por fortuna lo redujeron a 50 metros del lugar tras una muy breve persecución.