Policiales Villa Madero | colectivo | La Matanza

Video: esperaba el colectivo en Villa Madero y le robaron hasta las zapatillas

El hombre fue abordado en la parada de Villa Madero por dos delincuentes que también le sacaron su riñonera y la campera que tenía puesta. Mirá el video.

Un nuevo y doloroso episodio de inseguridad se dio durante la tarde de ayer en la localidad de Villa Madero, al este del partido de La Matanza: un hombre fue abordado por un par de delincuentes mientras esperaba el colectivo y le robaron hasta parte de la ropa que llevaba puesta.

El ilícito tuvo lugar a la altura de la intersección de las calles Deán Funes y Convención, muy cerca del límite con la ciudad vecina de La Tablada, hacia las 15:40 horas de este miércoles, 1 de mayo, y quedó registrado por varias cámaras de vigilancia cercanas.

Embed - Esperaba el colectivo en Villa Madero y le robaron hasta las zapatillas

Las imágenes muestran como la víctima aguardaba la llegada de una unidad de la línea 185 y de repente lo sorprendieron dos ladrones, que anteriormente bajaron de un Fiat Uno de color blanco, y a punta de pistola le exigieron que se quede quieto para que puedan revisarlo de pies a cabeza.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

En ese momento, primero le quitaron el celular y la riñonera con toda su documentación, pero después decidieron sacarle la campera negra y las zapatillas y huir en el mencionado auto. Es por eso que su pareja pidió que los habitantes de la zona avisen si encuentran los papeles a nombre de Fernando Scelza.

El recuerdo de otro robo en una parada de colectivo de La Matanza

A fines del año pasado, otra pobladora matancera padeció un asalto en una parada de colectivo, en aquella ocasión de Villa Luzuriaga, donde tres motochorros golpearon a una maestra jardinera para robarle su mochila a plena luz del día.

Embed - Persiguieron y le dieron palazos a una maestra para robarle la riñonera en Villa Luzuriaga

La docente salió corriendo de la detención situada en Granaderos y Pasteur cuando notó la presencia de los malhechores, que no dudaron en abalanzarse sobre ella para tirarla al piso y, una vez que pudieron reducir y derribarla uno de ellos empezó a tirar de su riñonera para quitársela mientras otro le pegó con un palo tres veces en las piernas. Eso hizo que pudieran lograr su cometido y darse a la fuga.