Policiales Villa Tesei | robo | Hurlingham

Otra vez se robaron la campana de una iglesia de Villa Tesei

Al igual que sucedió el año pasado, una humilde capilla de Villa Tesei sufrió un doloroso robo: "Esa campana vio crecer el barrio y a nuestros hijos".

Un nuevo y doloroso episodio de inseguridad se dio durante este fin de semana en la localidad de Villa Tesei, al sur del partido de Hurlingham: una humilde capilla sufrió el robo de la campana que estuvo allí desde su inauguración y ahora piden a los vecinos que alerten sobre su posible venta en Internet.

La víctima del hecho fue la Iglesia Nuestra Señora de los Desamparados, la cual se ubica justo en la esquina de las calles Mar del Plata y Alcalde Manuel Torres del Barrio Mitre, y se estima que el hurto tuvo lugar en algún momento de la madrugada del pasado domingo, 7 de abril.

image.png
La capilla de Villa Tesei de donde se robaron la campana.

La capilla de Villa Tesei de donde se robaron la campana.

"Chatarrero amigo, seguramente te la van ofrecer. Tené en cuenta que esa campana vio crecer al barrio y a nuestros hijos y es como un libro: una vez reducido, no sirve para nada. Alguien se equivocó, pero todavía estás a tiempo de reflexionar. Gracias", sentenció al respecto una de las habitués de la sede religiosa.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

El recuerdo de un caso similar en Villa Tesei

En septiembre del año pasado, otra institución similar de la mencionada ciudad padeció el hurto de su campana de bronce, que pesaba más de 80 kilos y fue sacada de su sitio por dos ladrones tras durar solo siete meses, ya que había sido colocada en reemplazo de otra que también robaron en 2022.

image.png

Aquella vez la damnificada fue la Parroquia Santa Marta, situada sobre la Avenida Gobernador Vergara al 1.000 y entre Juan de Salazar y la Colectora Norte del Acceso Oeste, donde el par de delincuentes forzó la puerta del establecimiento en medio de la noche.

Ambos malhechores quedaron registrados por las cámaras de vigilancia del colegio que se encuentra al lado. En pocos minutos llegaron hasta la parte alta del edificio y en un trabajo que pareció premeditado lograron sacar el pesado elemento.