Cultura González Catán | obra | La Matanza

Se cumplieron 31 años de la llegada a González Catán de los restos de Mario Pantaleo

Un 8 de mayo, pero de 1993, llegó a González Catán el sarcófago del sacerdote a lo que hoy es la Obra del Padre Mario rodeado de más de 15.000 personas.

Un 8 de mayo, pero de 1993, se concretó la llegada de los restos de José Mario Pantaleo a la localidad de González Catán y al sur del partido de La Matanza junto a más de 15 mil personas que lo acompañaron desde el Cementerio de la Recoleta, lugar en el que había sido enterrado originalmente.

Alrededor de la misma cantidad de gente fue la que se autoconvocó un año antes en la que hoy es la Obra del Padre Mario, ubicada sobre la calle Coronel Conde al 5.670, entre Juan Pío Gana y Barragán Bastilla y a la altura del kilómetro 31 de la Ruta Nacional número 31 (Avenida Brigadier General Juan Manuel de Rosas), para velarlo y dejarle sus ofrendas.

image.png
El Padre Mario en González Catán.

El Padre Mario en González Catán.

A su vez, la pequeña casa situada al lado de la Capilla Cristo Caminante, que fue construida con sus propias manos, se transformó en un mausoleo para que el recordado sacerdote pueda descansar en paz.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Un día, le dijo a su hermana: "Ahora, este es mi lugar. Allí está mi gente, mi tierra, mi iglesia y mis ilusiones. Ese es el sitio que he elegido para mi último sueño". Por fortuna, tal deseo se hizo realidad y actualmente todos los fieles pueden visitar su tumba y rezar junto a él.

image.png

La reciente revalorización de la Obra del Padre Mario en González Catán

En abril del año pasado, el Municipio dispuso de una serie de tareas de mantenimiento en la Obra del Padre Mario. Los trabajos de pintura y reperfilamiento consistieron en un retoque de la estructura y las veredas aledañas para una mejor experiencia de los visitantes.

Estas intervenciones tuvieron lugar en el marco de la canonización del Padre Mario, causa que comenzó en noviembre de 2021 y que actualmente está en la etapa de conversión del sacerdote a "difunto" y la autorización para rendirle culto en determinados actos o lugares oficiales.