Policiales Laferrere | La Matanza | Villa Luzuriaga

Cayó en Laferrere el taller de "Osky" y "El Chileno", que desguazaba autos robados

Este desarmadero clandestino de Laferrere acopiaba vehículos de alta gama que eran previamente hurtados por La Matanza. Sus dueños tenían armas de fuego.

La Sub Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) "Sur" de La Matanza desbarató durante las últimas horas a un gran desarmadero ilegal que tenía asiento en la localidad de Gregorio de Laferrere y se dedicaba al desguace de autos robados tiempo atrás, por lo que aprehendió a sus dos propietarios.

El establecimiento clandestino en cuestión se ubicaba sobre la calle Risso Patrón al 6.500, entre Chassaing y Marcos Paz y a pocos metros del Arroyo Duppy, del barrio La Loma y ya venía siendo indagado hace mucho por la Justicia debido a que fue objeto de numerosas denuncias por parte de los vecinos.

Embed - Cayó en Laferrere el taller de "Osky" y "El Chileno", que desguazaba autos de alta gama robados

Las mismas sostenían que, bajo la fachada de un taller mecánico, los dueños desguazarían vehículos de alta gama de procedencia ilícita para después venderlos. Estos responderían a los apodos de "Osky" y "El Chileno", cuyos domicilios se situaban en las ciudades de Villa Luzuriaga y González Catán, respectivamente.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

La fiscalía interviniente ordenó tres allanamientos y secuestró numerosas autopartes y rodados a medio desarmar, además de armas de fuego que "complican la situación procesal de los imputados, lográndose de esta maneta a la total desarticulación de la organización", le aseguraron fuentes policiales a Viví el Oeste.

Otro desarmadero clandestino que cayó recientemente en La Matanza

Embed - Cayó un impresionante desarmadero en Isidro Casanova con 160 autopartes y cinco vehículos robados

A fines del mes pasado, la DDI matancera descubrió a otro masivo desarmadero clandestino que se emplazaba en el sur del Distrito, más precisamente en Isidro Casanova, y poseía más de 160 autopartes, además de un Fiat Palio, un Volkswagen Vento y un cuatriciclo de la marca Yamaha, todos con pedido de secuestro activo y algunos de ellos en pleno proceso de desguace.

Estas eran cuatro techos, siete butacas delanteras, 20 asientos traseros, siete paneles de puertas, dos paragolpes, cuatro guardabarros, dos capots, nueve cubiertas con llantas, ocho alternadores, cuatro cajas de cambio, cinco cárteres, 11 tapas de cilindro, 16 volantes, 22 cigüeñales, 25 amortiguadores, cinco espejos, cinco torpedos, cuatro estéreos y múltiples embragues.